28 de noviembre de 2015 | By: Edy Salazar U.

CUATRO SEMANAS DE ESPERA

El Adviento dura cuatro semanas. Este año 2015, se inicia para los católicos el domingo 29 de noviembre, y se prolonga hasta el 24 de diciembre. Divididos dos periodos. En el primero de ellos, se inicia con el aspecto escatológico y se orienta hacia la espera de la venida gloriosa de Jesús .Las lecturas de la misa invitan a vivir la venida del Señor: su venida al final de los tiempos, su venida ahora, cada día, y su venida de hace  más dos mil años.

En el segundo tiempo se orienta a la preparación de la Navidad. Su nos invita a vivir con más alegría, porque estamos cerca del cumplimiento de lo que
Dios había prometido. Los evangelios de estos días nos preparan ya directamente para el nacimiento de Jesús.
El color de los ornamentos del altar y la vestidura del sacerdote son morados, igual que simboliza austeridad y penitencia.

Bendición de la corona
Oración: “Señor Jesús, queremos hoy armar la Corona de Adviento y encender la primer vela morada, para reconocerte como la luz del mundo que ha triunfado sobre las tinieblas y la muerte. Amén”.

Bendición de la corona (la madre o el Padre de familia)
“Señor, te suplicamos que derrames tu bendición sobre esta corona, para que nos recuerde domingo a domingo que debemos estar despiertos esperando a Cristo que nos trae la salvación. No dejes que los males que nos rodean nos impidan comprometernos con la realidad para cambiarla. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.”(Asperjar con agua bendita) la bendición de Dios Padre Hijo y Espíritu Santo descienda sobre esta corona y sobre los que con ella queremos preparar la venida de Jesús

Oración frente a la corona:
(El hijo mayor de la familia enciende la primera vela morada)

“Señor Encendemos esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir en la noche al encuentro del amigo que ya viene. En esta primera semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen. Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú nos traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús que te esperamos!”
Queridos amigos los animo a colocar la corona de adviento en sus hogares 
paz y bien a todos.

3 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Una buena forma de recordar el Adviento, que si te digo sinceramente no lo tenía presente.

Tenía muchas ganas de conocer Perú y me gustó mucho, todavía me quedan algunas publicaciones de mi viaje.

Un abrazo y me quedo por tu rincón.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Gracias Edy por pasar por mi blog en estos momentos de dolor.
Feliz Adviento mi querida amiga.
Un beso de ternura

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Edy!!!

Muy buenos días aquí en España.
Has dejado un comentario en mi blog, pero en una entrada qué queda ya basten abajo y no no te daba encontrado.
Quiero agradecer tu paso por mi humilde espacio: y yo estoy encantada de conocer el tuyo qué es muy hermoso y nos habla de Jesús; y nos dejas oraciones para el bienestar de nuestro cuerpo y alma qué, cuando el alma está en paz con con Dios, el cuerpo también lo está.
Ya te dejo, deseándote lo mejor del mundo.
Un abrazo, mi inmenso gratitud y estima.
Ten una feliz semana.

La entrada principal a mi blog, se titula un vano sueño. Por si te interesa...